LÁCTEOS, ¿RADIACTIVOS O INCLUSO SALUDABLES?

Gran parte de los lácteos provienen del procesado de la leche de la vaca que está compuesta principalmente de agua con un contenido aproximado de 4,8 % de lactosa, 3,2 % de proteínas, 3,7 % de grasas y… espera un momento PARA EL CARRO. ¿De verdad estáis esperando esto? ¡CREO QUE NO!. Ya comenté en la presentación del blog que esto no iba a tratar de artículos científicos ni que aporten grandes cantidades de datos para todo eso ya tenéis al dios llamado INTERNET.

¿No estáis cansados de tanta información? Es decir… un año aparecen estudios científicos que avalan una cosa, luego salen cientos de personas en youtube que lo contradicen, luego en la televisión aparecen nutricionistas que se llegan a contradecir hasta entre ellos. YA BASTA.

Somos pacientes con una dolencia intestinal que necesitamos llevar una vida plena en el ámbito de la alimentación. Obsesionarnos con los estudios, cifras o resultados no es nuestro campo. Por tanto hablaré como paciente mediante mi experiencia personal.

¿Tenéis que hacerme caso? ¡NO! Sois libres de tomar vuestras propias decisiones pero eso mismo… las vuestras y no las de otros. Estoy cansado de ver como la gente, me refiero a personas sin ninguna enfermedad intestinal, se dedica a seguir dietas o a privarse de alimentos que nadie les ha prohibido solo porque el amigo de un conocido a escuchado que no es bueno tomar dichos alimentos. En España funcionamos un poco así, nos dejamos llevar por lo que opina pepe el del gimnasio, el hijo del vecino o lo que me recomienda alguien que alomejor ni tiene una formación académica del tema.

Bien, hablemos de los lácteos. Existen muchas posiciones al respecto pero yo solamente voy a hablar desde mi perspectiva. Tengo Crohn y sí, consumo lácteos y carne. El tema de la carne lo dejaremos para otro momento. Si eres vegano u odias los lácteos no pretendo traerte hacia mi ideología.

¿Debo privarme de consumir lácteos o sus derivados solo por tener Crohn? A ver déjame pensar, espera un momento… ¡NO!. Sí directamente no te gustan los lácteos el artículo no te ayudará pero si te gustan o quieren incluirlos en tu dieta sí. Vamos a partir de que cualquier persona tiene una cierta capacidad de producir la enzima lactasa encargada de la digestión de la lactosa aunque claro con el paso de los años esta capacidad irá reduciéndose y por eso vemos a tantas personas mayores que nos le va bien el consumo de lácteos. Las personas con enfermedad de Crohn al tener parte del tracto intestinal afectado tenemos más papeletas para no digerir bien la lactosa pero no significa que sea así. Yo después de ser diagnosticado tenía algo de reparo al consumo de lácteos y sus derivados (como puede ser el yogur) por miedo a que me pudiera sentar mal. En la actualidad puedo consumir cualquier lácteo sin problemas. Cada caso es un mundo ya lo sabemos.

Pero… ¿qué hacer entonces? Mi filosofía se basa en la experimentación (ENSAYO-ERROR): fui probando diferentes tipos de leches hasta ver cual toleraba mejor. Si te gusta la leche entera pruébala y si no ves bajando hacia la semidesnatada o la desnatada. Si estas te dan problemas puedes probar la opción de leches mal llamadas sin lactosa ya que son leches que SÍ llevan lactosa pero se les añade la enzima lactasa para facilitar su digestión.

La leche es interesante debido a que es un alimento que contiene todos los ácidos grasos… los buenos y los malos (como puede ser el colesterol). Como todo en la vida está bien pero sin abusar, en el equilibrio está la clave. Yo por ejemplo consumo máximo 1 o 2 tomas de lácteo al día, quizás otras personas puedan más y otras no puedan ni olerlo así es la vida. En mi caso particular que quiero mantener o mejorar mi condición física me aporta cosas positivas ya que las grasas o proteínas son esenciales en mi dieta. Pero repito, cada persona tiene sus gustos y objetivos. También existe un falso mito de que la leche es ácida cuando a las personas con úlceras se les recomienda para ayudar a la protección estomacal. Otro dato sería tener en cuenta que la leche fría puede provocar estreñimiento.

¿Me debo limitar al consumo de leche? ¡NO! Existen otro tipo de lácteos como los yogures, queso fresco, queso cottage, requesón, queso batido, etc. Que son también interesantes a nivel nutricional y sabrosos para disfrutar de una dieta variada. Eso sí… hay que tener en cuenta que las digestiones serán más ácidas ya que dichos lácteos contienen fermentos lácticos. De hecho el yogur natural es un gran probiótico para nuestro organismo. Pero abusar de cualquier lácteo no es bueno ya que nos pueden aumentar las mucosas y más en las temporadas de alergias.

Podemos encontrar multitud de lácteos y no solamente procedentes de la leche de vaca sino también de cabra u oveja. En el tema de los quesos podemos destacar que a medida que tienen una mayor curación son más grasos pero sin embargo tienen mayor porcentaje de calcio y menor porcentaje de lactosa. Sí… yo también flipé al saberlo. Al igual que cuando me enteré que hay leches enriquecidas con fosfatos que pueden provocar irónicamente osteoporosis o que el calcio impide una correcta absorción del hierro y por eso el vaso de leche con cola-cao no es una buena idea para nadie a nivel nutricional aunque todos sabemos lo rico que está.

¿CONCLUSIÓN? No os dejéis llevar por las opiniones o las modas. Si nadie especializado en aparto digestivo o nutrición te prohíbe consumir alimentos lácteos prueba su tolerancia sin miedo. Siempre al principio en pequeñas dosis para ver cómo os sienta. Solamente si estamos seguros al 100% de una mala tolerancia pasaríamos a retirarlo de la dieta. Y finalmente aclarar que pueden existir alimentos que aporten nutrientes parecidos pero no exactamente igual. Estoy cansado de ver cómo nos venden las bebidas vegetales como sustitutos de la leche cuando no tienen nada que ver. Son muy buenas opciones, que yo mismo consumo, pero no son «leches» sino bebidas de tipo vegetal. Ya en un próximo artículo hablaremos de ellas y de sus propiedades. Intentad disfrutar, en la medida de lo posible, de una dieta variada y podréis notar la mejoría en vuestra flora intestinal.

Print Friendly, PDF & Email
febrero 3, 2020

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.